Seleccionar página

Ruta en Camper de Ubrique a Algodonales

  • Comenzamos las rutas por la provincia por los pueblos blancos, pero para no ‘pegarnos la paliza’ al volante dividimos las visitas en dos. En este caso, empezamos en Ubrique, de allí a Benaocaz, después Villaluenga del Rosario, Grazalema, Zahara de la Sierra, El Gastor, Setenil, Alcalá del Valle, Torre Alháquime, Olvera y Algodonales.

    Cada uno de estos pueblos blancos destacan por su belleza y particularidad. Ubrique, arropado por las sierra que llevan su mismo nombre, se encuentra en la convergencia de los parques naturales de Grazalema y de los Alcornocales y está declarado Conjunto Histórico. Destaca su artesanía de la piel pero también por el valioso yacimiento romano de Ocuri. Desde allí, algo más de 7 kilometros nos separan de Benaocaz, también declarada Conjunto Histórico, aseguran que la mejor manera de conocerla es pasear por las estrechas y laberínticas calles del Barrio Nazarí, que conservan su antiguo empedrado, flanqueadas por casas encaladas con coloridos parterres. La siguiente parada, a 6 kilómetros, Villaluenga del Rosario. Es el municipio más alto de toda la provincia de Cádiz. El cercano yacimiento de las Cuevas de la Manga, fecha la presencia humana en estas tierras desde el Paleolítico Inferior. Además, cuenta con la Plaza de Toros más antigua de la provincia (siglo XVIII) que tiene la particularidad de no ser redonda sino poligonal y con un graderío realizado en piedra local.

    De Villaluenga nos montamos en nuestra autocaravana y conducimos 13 kilómetros hasta Grazalema, la localidad que ostenta el índice pluviométrico más alto de la Península. Famosa por sus tradicionales mantas, en su casco urbano, declarado Conjunto Histórico, la típica arquitectura popular se combina a la perfección con la riqueza monumental.

    Unos 16 kilómetros nos separan de Zahara de la Sierra, nuestra siguiente parada. Asentada sobre una peña de piedra coronada por una Torre el S. XIII y bañada por un embalse de aguas turquesas. Desde allí, conducimos 20 kilómetros hasta El Gastor, a la que se conoce como el Balcón de los Pueblos Blancos, por las magníficas panorámicas que se pueden contemplar de los pueblos vecinos desde su punto más alto.

    Unos 20 kilómetros nos separan de Setenil, cuyo entramado urbano es único. Las casas, unas bajo la roca y otras sobre ésta o en su interior, imprimen diferentes niveles de altura a las calles. A algo más de 6 kilómetros se encuentra Alcalá del Valle, cuya joya arqueológica son los Dólmenes del Tomillo, conjunto megalítico con un menhir único en la provincia.

    Subimos unos 20 kilómetros hasta Torre Alháquime, que conserva de la época nazarí los restos de la muralla de su fortaleza medieval que rodean el casco histórico, con el Arco de la Villa. Y otros seis para llegar a Olvera, en cuyo trazado laberíntico y jalonado de lienzos de muralla se abren paso la Iglesia Arciprestal de Nuestra Señora de la Encarnación y el castillo, fortaleza musulmana del siglo XII que aún conserva muros, torreones y la Torre del Homenaje. A 20 kilómetros nuestra última parada, Algodonales, con yacimientos prehistóricos. También merece la pena acercarse a la pedanía de La Muela, para contemplar desde las cimas de la tierra de Líjar el vuelo de los buitres leonados. Para dormir podemos aparcar tranquilamente nuestra autocaravana en la Avenida de la Fuente Alta, donde disponemos de un parking gratuito frente a un bar, a 50 metros de una fuente y a cinco minutos del centro del pueblo.

    Total de la ruta: 125 kilómetros.

Share This
Abrir chat